Blog, Descubrir el mundo

Botellas sensoriales

Niño juega con botellas sensoriales

Con mi hijo triunfé con las botellas sensoriales, por lo que he decidido preparar unas cuantas, un poco más elaboradas, para mi sobri de dos años. Las botellas sensoriales -siempre con la supervisión de un adulto-no sólo resultan muy divertidas y estimulantes para los niños, sino que, además, debido al movimiento fluido e hipnótico de los objetos que contienen, les distraen y calman cuando están enfadados, irritables o ansiosos.

Estos sencillos juguetes estimulan su curiosidad y su capacidad de atención, son una herramienta útil para ejercitar los músculos del brazo y la mano y para perfeccionar la pinza y la coordinación en general.

  • Botellas sensoriales Montessori
  • Botellas sensoriales
  • Botellas sensoriales niños
  • Botella sensorial Montessori

Guía para crear botellas sensoriales

Las más populares contienen líquido teñido y diversos objeto pequeñitos en su interior, pero también se pueden hacer secas, simplemente poniendo dentro de la botella elementos como pompones, hojas secas, plumas de colores o lo que tengas a mano…

Se trate de una botella líquida o seca es importante sellar el tapón con silicona o con pegamento para evitar que se abra por accidente.

Elementos necesarios para realizar botellas sensoriales líquidas

Botellas de plástico transparente de 200 ml o de 500 ml (según la edad y fuerza del niño) con un tapón que cierre bien (yo he usado unas botellas con un tapón grande que cubre bien el cuello de la botella).
Purpurina al gusto.
Colorante alimentario del color deseado (los más habituales son rojo, amarillo, azul y verde)
Un bote grande de gomina (así los objetos del interior de la botella se mueven  más lentamente).
Agua templada
Adornos pequeños: animalitos de plástico, estrellitas, fichas de ajedrez, cuentas de colores o cualquier otro elemento que se te ocurra o tengas por casa.

Botellas sensoriales Montessori

Realización

Pon tres dedos de gomina en el fondo de la botella. Calienta un poco medio litro de agua y échale una gota de colorante para darle color (no es fácil que sólo caiga una, aviso). Procura que el agua no quede demasiado oscura.

Vierte agua templada dentro de la botella sin llenarla totalmente.

Tapa con el tapón y agita bien para que la gomina se mezcle con el agua. Si quieres, echa un poquito más de colorante.

Pon también dentro de la botella la purpurina y los pequeños elementos decorativos que hayas decidido. Si tu peque tiene un hermano mayor puede ayudarte en el proceso.

Pon un poco de pegamento extra fuerte o de silicona líquida alrededor de la boca de la botella, cierra el tapón y deja secar varias horas.

 

 


Las mamás aprenden con las botellas sensoriales

Si algo he descubierto sobre las manualidades es que no hay que ser demasiado ambicioso. Para una mami con habilidadesBotellas de la calma manuales medianas, como yo, esto significa no intentar hacer virguerías como modelar animalitos diminutos para meter dentro de la botella ni hacer pececitos con globos de colores ligeramente hinchados dotados de pequeñísimos ojitos que hay que pegar sobre el cuerpo gomoso del globo pececito  (como en esta primorosa botella sensorial de El Mundo de Elisa).

Hay otras lecciones de vida que he aprendido gracias a mi Mordisquitos:
-No importa que el resultado final no se parezca a lo que tenía en mente o a la fotografía que he visto: mi peque lo encontrará genial y disfrutará con ello simplemente porque lo he hecho yo para él o porque lo hemos hecho juntos. ¡Con la mirada adecuada hasta puede que nuestra versión sea genial! O más divertida, o más rara, o totalmente única o más misteriosa (porque me he pasado con el colorante…).

-Hay que tener la mente abierta a las sorpresas y a lo inesperado; la vida resulta más entretenida y apasionante. Para un niño la capacidad de maravillarse es casi infinita, ¿por qué no contagiarnos de su curiosidad y dejarnos arrastrar por su entusiasmo?

-El resultado no merece la pena, aunque sea estéticamente perfecto, si no disfrutas con el proceso. Si las cosas se tuercen, unas risas nunca vienen mal. Intento practicar el sano ejercicio de reírse de una misma (con cariño).

En todo este proceso de crear botellas sensoriales, he encontrado una mami que se ha convertido en mi heroína. Es voluntariosa, decidida, un poco torpe (como ella misma dice en su tutorial), optimista y me ha hecho reír mucho. ¡Qué grande!

 

Algunas ideas para explorar

Botellas sensoriales Montessori

Recicla viejos collares y pendientes. Usa cuentas de colores…

Botellas sensoriales

Los pequeños animalitos de colores encantarán a los peques.

 

Ideas botellas sensoriales

¡Letras! Pueden ser de todos los colorines imaginables. Añade un poco de gomina o de pegamento al líquido para que sea más denso y fluyan más despacio.

Botellas de la calma

Puedes hacer botellas temáticas para los niños más mayores, por ejemplo con conchitas y animales marinos.

Related Posts