Blog, crianza con apego

Porteo seguro: uso del fular portabebés

Cómo poner el fular de porteo

Me encanta portear a mi bebé en la posición vientre contra vientre con un fular portabebés. Él está mucho más tranquilo porque el contacto físico continuo hace que se sienta más seguro y yo también estoy más tranquila porque le puedo ver de cerca en todo momento, sentirlo, comprobar cómo está y hasta darle un beso en la cabecita (es mejor que el bebé quede alto).

Porteo: comunicación activa y continua

Además, según la Asociación Española de Pediatría, los bebés porteados lloran menos y su calidad de sueño es mayor. En cuanto a mí, no tengo que estar pendiente del cochecito o de cualquier otro armatoste difícil de maniobrar y puedo acceder libremente a cualquier sitio ¡Y encima con las manos libres! Sólo estoy pendiente de mi mordisquitos y nos comunicamos continuamente. Tanto él como yo aprendemos a leer la expresión del otro y nuestro vínculo se refuerza.

Rebuscando en Internet he encontrado este vídeo en el que una mamá explica dos técnicas para portear a un recién nacido. Yo me siento más cómoda y feliz con la primera, vientre contra vientre.

El vídeo me da mucha paz y buen rollo. Me siento identificada con la mami: parece relajada aunque cansada y lleva una coleta despeluchada, como la mía. Aun así, se mueve con precisión, elegancia y cierta calma. ¡Todo es cuestión de práctica! Además, el ritual de envolverse en el fular de porteo puede ser un relajante momento Zen el que tomemos conciencia de nuestro cuerpo y de nosotras mismas y, a continuación, del bebé y de su contacto. Esta mami es una crack, un portento, una Pro… Ella se envuelve en el fular y hace todos los pases y nudos y luego coloca al niño y todo encaja a la perfección, pero al principio cuesta un poquito más…

Algunos trucos para colocar el fular de porteo

Cómo poner el fular de porteoA la hora de ponerme el fular portabebés, me fijo en varios detalles importantes:
-Que envuelva mi cuerpo de forma firme, pero que no esté demasiado apretado. De esta forma protejo mi espalda pero no me siento oprimida.
-Que la tela quede sobre mi espalda y hombros lo más extendida posible.
-Que el bebé quede bien sujeto y la tela le dé un buen apoyo para la espalda.
-Que cuando me agache o incline, mi mordisquitos no se mueva… Debe seguir bien sujeto y que no parezca que está en un columpio.
-El portabebés debe sujetar la cabeza del bebé, si todavía no la sostiene por sí mismo, y su cuello no tiene que quedar torcido.
-Las piernas del baby tienen que estar, preferiblemente, en posición de ranita. En todo caso, no deben quedar colgando.
-La tela no debe cubrir la cara del niño.

Cómo colocar el fular de porteoFular portabebés

  1. Toma el fular portabebés por la mitad y colócalo bien extendido alrededor la parte delantera de tu cuerpo de forma que la parte superior quede por encima de tus pechos. Pasa los dos extremos hacia atrás.
  2. Cruza los dos extremos por la espalda.
  3. Pasa cada uno de los extremos por encima de un hombro manteniendo el cruzado de detrás. Puedes hacerlo a la vez con la ayuda de ambos brazos.
  4. Pasa cada uno de los extremos del fular por debajo de la bolsa que ha quedado sobre tu vientre y crúzalos.
  5. Vuelve a pasar los dos extremos hacia atrás y crúzalos a la altura de tus caderas.
  6. Pasa los extremos hacia delante y haz un nudo a un lado.
  7. Es el momento de insertar al bebé. Pon una de sus piernas bajo un tirante y pasa la otra pierna por debajo del otro tirante, de forma que quede en posición de ranita.
  8. Sin soltar al baby, cúbrele con la bolsa que ha quedado sobre los tirantes de foular. Acomoda y extiende la tela para que tape bien al niño y para que quede sujeto de manera que os resulte cómodo a los dos.

Si acabas de tener a tu bebé o todavía tiene pocos mesecitos es posible que te interese este artículo: Qué es y para que sirve un collar de lactancia

Related Posts